Vino y branding. Tiempo para vendimiar buenas ideas y posicionarse en el mercado.

Con el boom de la restauración de los últimos años se ha hablado y mucho sobre vino. Pero la mayor parte del tiempo se ha hecho referencia a la etiqueta, al diseño gráfico como punto diferenciador y posicionador del vino en el mercado.

Estamos en un periodo en el que el consumidor esta rodeado de inputs; marcas y más marcas que necesitan un pequeño empujón para que el consumidor elija una determinada marca de vino y lo que es muchas veces más importante y damos por hecho, que consuma vino frente a otras bebidas.

Por ello, hoy queremos analizar el estado del sector y promover el branding como la herramienta comercial más potente que tienen los bodegueros a día de hoy para posicionar su marca de vino en el mercado.

Cultura del vino

Es muy importante conocer la situación actual del mundo vitivinícola para saber que necesita actualmente el sector a la hora de posicionar sus vinos.

El mayor problema de consumo que tienen ahora mismo las bodegas parece ser que no viene de fuera, donde sus exportaciones convierten a España en el tercer país productor a nivel mundial.

Los problemas, como muchas veces ocurre, se quedan en casa, en España, en donde somos el noveno país en consumo por persona de esta maravillosa bebida. Por delante nuestro están países como Estados Unidos, China, Francia e Italia.

Leer reseñas como las que ofrece EAE Business School sobre el “panorama actual y perspectivas del sector vitivinícola” nos ofrecen una visión sobre la situación actual para tener en cuenta.

Estamos entre los países que más vino producimos y de los que menos vino consumimos.

Algo falla en esta relación producción/consumo. Puede ser que todas las Denominaciones de Origen, Marcas de calidad y Bodegas hayan puesto todos sus esfuerzos en los últimos años en un mercado internacional, que le ofrece mejores resultados en sus cuentas.

Ahora que estamos posicionados como productores de calidad fuera, es momento de recuperar la cultura, la confianza y el consumo del vino en nuestro país.

Para los vinos con experiencia en el mercado D.O. Ribera del Duero o D.O. Rioja, llevan mucho trabajo hecho con su nombre, pero para las nuevas D.O. o aquellas menos conocidas como por ejemplo los vinos de Madrid, tienen mucho trabajo por delante de posicionamiento, sobre todo local, para potenciar su consumo y poco a poco se van percatando de la importancia del Branding y la comunicación para poder conseguirlo.

Los escenarios

Si hay algo que siempre ha caracterizado al mundo del vino es su exclusividad. Se necesita una formación de contenidos básicos para poder entenderlo, valorarlo y llegar a amarlo.

El escenario actual de consumo en nuestro país viene condicionado en gran parte por la graduación alcohólica, el precio y las tendencias.

Ahora todos somos más conscientes de lo que bebemos si tenemos que conducir. El consumo de vino en las comidas se ha reducido, aunque los bodegueros han buscado nuevas fórmulas para no perder este usuario (botellas de menor tamaño e incluso vinos sin alcohol).

El precio, uno de los condicionantes que la mayoría de las personas tienen a la hora de pedir vino en las comidas, es un input que los comensales tienen en cuenta a la hora de salir a comer o cenar. El ticket medio puede subir (y bastante) dependiendo del vino seleccionado.

Hoy la oferta gastronómica no para de crecer, pero el perfil de usuario y oferta/demanda es muy diferente. La gente busca calidad, creatividad y servicio a precios moderados, prefiriendo acudir a varios sitios al mes y probar cosas diferentes, que a uno de sablazo cada dos meses.

Muchas marcas se han percatado y ofrecen grandes vinos a precios medios para este tipo de usuario nuevo.

Pero si hay algo que de verdad influye son las tendencias. Pese a los esfuerzos de crear e innovar como la tendencia de los vinos espumosos con hielo para el verano que muchas marcas han lanzado esta temporada, lo cierto es que al vino le cuesta salir de lo tradicional y probar otras vías por las que conectar con el usuario.

Marcas como “Habla” son protagonistas de estos nuevos cambios de paradigma y conexión con el usuario gracias a la inversión en marca y comunicación, creando nuevas sinergias y conexiones.

El futuro

Cada vino es diferente, con sus objetivos, target y posicionamiento. No se puede generalizar con estrategias comunes o planes de marketing globales para todas.

Cada producto es único y va dirigido a impactar a un usuario diferente.

Es importante conocer los tags con los que el sector guía sus pasos y adaptarlos cada marca según sus necesidades y objetivos. Si eres una bodega o productor de vinos quizá referencias como el Marketing Wine Summit o web/blogs como el de Maite Corsin te sean de utilidad para inspirarte sobre las tendencias con las que poder trabajar con un profesional de branding y maketing.

¿Hablamos?

Porque puedes tener el mejor vino del mundo, pero si quien tiene que comprarlo no sabe que existes y que de verdad eres tan bueno, porque no lo cuentas, no has conseguido nada.

Guardar

Guardar

Guardar

Leave a Reply

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando consideraremos que aceptas su uso. más información

ACEPTAR