El otro modelo gastronómico o como crear marca desde dentro

gastronomico-engagement-foodie

En los últimos años el boom gastronómico no ha hecho más que crecer y crecer, impulsado por los modelos de éxito de los cocineros que posicionaron nuestra cocina en lo más alto y la demanda de comensales deseosos de vivir nuevas experiencias culinarias.

Nosotros los profesionales del diseño y el branding hemos impulsado y elevado el concepto hasta convertirlo en un arte experiencial, un concepto exclusivo y relevante, una marca deseable y demandada. Hemos sido los “culpables” en gran medida del modelo gastronómico de marca de éxito y de los fracasos menos esperados.

Muchos son los ejemplos (conocidos y por conocer) de modelos de negocio gastronómico tipo gastrotabernas, gastroespacios, neotabernas…  que han seguido las directrices ya conocidas y prefabricadas para este tipo de negocio por muchas agencias y estudios de diseño para crear marcas gastronómicas de molde.

Sólo hay que ir a cualquier zona de tapeo de una gran ciudad para comprobar cómo funcionan la mayoría, con una identidad clonada en códigos visuales (tipografía, gama de color, fotografía…) y locales fríos y faltos de personalidad.

Lo que importa son las experiencias

Los profesionales del branding nos hemos preocupado por crear estrategias basadas en la experiencia global (materiales, producto, entorno, experiencia culinaria…) y los creativos por elevar los conceptos visuales creando entre todos algo tan atractivo y envolvente como es el poder experimentar cosas nuevas.

Pero por norma general la mayoría de los creativos y las agencias no se ha preocupado por algo tan importante, tan elevador y tan exigente como es la otra experiencia, la experiencia del equipo.

Engagement Gastronómico

Aunque no sea tan glamuroso, tan visible y tan espectacular, el equipo y más en un negocio gastronómico, supone el 80% de la experiencia, porque es el contacto directo de la marca con el cliente.

Para nosotros crear una marca no supone crear sólo un concepto, sólo desarrollar una estrategia, sólo hacer una identidad visual o sólo decorar un espacio. Lo más importante es activar la marca desde dentro, desde las personas que harán los mayores impactos sobre el usuario.

Es indispensable a la hora de crear una marca gastronómica, activarla con sus empleados, para que la interioricen y sean capaces de expresar los valores reales de la marca.

¿Cómo diferenciarte del resto?

Dos de la tarde de cualquier domingo, la Calle Doctor Castelo de Madrid esta rebosante de personas que prefieren pagar un poco más por la consumición a cambio de un valor añadido (tapa, pincho, ambiente…).  Una de las calles de España con mayor número de bares, alrededor de 30 locales junto con los negocios de las calles cercanas y para todos los gustos, ¿cómo eres capaz de diferenciarte? ¿cómo puedes demostrar que eres diferente del resto?

Pues sí, es innegable que influye el impacto visual de muchos de los nuevos establecimientos que se han abierto, pero son los locales de toda la vida los que se mantienen, ¿por qué? porque llevan haciendo Brand engagement antes de que naciéramos, porque su mejor estrategia es la cercanía, el buen trato… Aquí nosotros tenemos la responsabilidad continuar los procesos de branding hasta la activación de la marca internamente, porque muchas veces los empresarios gastronómicos piensan que con tener un concepto potente, una gran marca que impacte visualmente en un local bonito y con un equipo profesional basta y no es así.

La personas son lo más importante

Para cualquier tipo de disciplina o modelo de negocio lo más importante es poner al usuario en el centro del proceso. Y en el modelo gastronómico se eleva al usuario, pero no se piensa muchas veces en cómo es la relación que se establece con él y cómo tiene que ser su relación a lo largo de toda la experiencia.

Si vuelves a un local (y más en el caso gastronómico) muchas veces es por la otra experiencia (personal) que por la experiencia sensorial (la chispa se acaba). Recordemos que este modelo gastronómico ha triunfado por la demanda de nuevas experiencias, pero lo cierto es que una vez vivida buscaras otras nuevas sin embargo las experiencias personales son las que crean conexiones duraderas.

Nuestra responsabilidad

Como creadores de marcas tenemos una responsabilidad que va más allá del diseño visual y sensorial, es una responsabilidad de activar correctamente la marca desde dentro, en cada una de las personas que integran el equipo. Sino crearemos una marca que, posiblemente y por varios factores, morirá por culpa de los propios empleados.

Los empleados tienen que conocer cómo es la marca para poder transmitir sus valores. Y es aquí donde nuestro trabajo tiene que seguir presente como creadores y gestores de marca. Somos responsables de hacer que una marca tenga más posibilidades de éxito si formamos al personal y les hacemos partícipes de la marca y sus valores, que si sólo centramos nuestros esfuerzos en crear una experiencia visual y culinaria.

Lo que ves y lo que comes se te olvidará con la saturación de información en la que vivimos. Cómo te has sentido y cómo te han tratado es la diferencia que te hará volver.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando consideraremos que aceptas su uso. más información

ACEPTAR