Escuchar para comunicar. El fin del ego de las marcas

comunicar-confianza

No es momento de hablar sólo de uno mismo, de sus valores y su propuesta de valor. No es momento de decir que tu marca es la mejor del mercado, la más relevante e inspiracional. No es momento de hablar lo que tú quieres comunicar y yo no quiero escuchar.

Es el momento de que me escuches, porque si por un momento callas, te darás cuenta que como usuario tengo muchas cosas importantes que contarte.

Comunicar desde lo humano

Desde pequeños, los seres humanos tenemos la capacidad de manifestar nuestros sentimientos y llamar la atención para cubrir nuestras necesidades.

De bebés lloramos para decir que tenemos hambre o sueño, cuando somos adolescentes, nuestras necesidades de aceptación hacen que seamos rebeldes e incorformistas y de mayores son diversas las emociones que nos ayudan a comunicar las necesidades presentes, pero, ¿somos capaces de detectar e interpretar esas manifestaciones?

¿Sabes lo qué te quiero decir?

Tanta información a nuestro alrededor por comunicar y tan poca comunicación. Todo ha evolucionado en nuestro entorno, las relaciones, el comportamiento, las emociones, la forma de comunicarse…

Pero nuestro lenguaje verbal y corporal a pesar todos los cambios sigue intacto y sólo se adapta a los cambios que los tiempos marcan y que determinan que sea más fácil comunicar detrás de una pantalla que cara a cara.

Una nueva etapa para comunicar

Cada vez es más difícil comunicar cara a cara, cuando nuestros circuitos de información se basan en pantallas y mensajes estáticos o dinámicos pero que no buscan una reciprocidad directa e instantánea por parte del usuario más allá de los post, “recomendaciones” o “me gustas”.

Las marcas que sepan diferenciarse y ser más cercanas tienen que ser capaces de salir del anonimato de la pantalla ofreciendo una escucha activa al usuario.

Una marca que escuche antes de hablar, las personas necesitan manifestar sus necesidades y las marcas tienen que saber detectarlas.

Todos necesitamos poder hablar y que nos dejen hacerlo. De nada sirve, si como marca, me quieres meter tu mensaje sí o sí y no me escuchas.

No me cuentes más historias

En esta nueva etapa de comunicación en la que el valor diferencial para una marca se crea a partir de volver a comunicar de una manera más personal y cercana.

Las historias que nos han contado las marcas tendrán menor valor que el que tienen actualmente en el mensaje de las marcas.

En los últimos años las marcas se han empeñado en contarnos historias para empatizar con nosotros, para que nos sentamos identificados, pero lo cierto es que, en esta nueva manera de comunicar más personal que los usuarios demandan, las historias ya no conectarán con nosotros. Porque mi historia nunca será igual que la tuya, ni mejor, ni peor, será mi historia y soy yo quien quiero comunicar.

La verdadera conexión con el usuario se consigue cuando éste cuenta su historia, y yo como marca la escucho y aporto soluciones o una conversación entorno a ella.

El secreto para repetir

Si conseguimos trabajar como marca esta nueva etapa de comunicación además de conseguir conectar mejor con nuestros usuarios, conseguiremos algo tan importante y valorado en un mundo repleto de competencia como es la fidelidad.

Hay aspectos que forman parte de una buena estrategia de marca y ahora más que nunca sería la cercanía en un mundo tan impersonal y falto de comunicación.

Si el dependiente de un supermercado además de saludarte te pregunta ¿qué tal el día? ¿has probado ese sushi que llevas?, y además entabla contigo una conversación, esa cercanía hará que vuelvas. Si tienes un producto o un servicio y quieres ser cercano con tus clientes, ¿por qué no tratas de escucharlos?

Porque no te atreves a llamarles para escucharles en vez de ofrecerles algo que no necesitan.

No es algo nuevo

Las relaciones humanas siempre ofrecen una conexión duradera basada en la confianza y en la escucha activa. Ahora en las soluciones digitales que nos ofrecen multitud de empresas nos dejamos guiar por las opiniones de otros usuarios, ¿tú cómo marca no tienes nada que comunicar?

Antes de que empezara la comunicación digital, los influencers y los recomendadores, muchas marcas y empresas basaban el éxito con su clientela en la comunicación que tenían con sus usuarios.

Se trataba de saber escuchar sus historias, sus problemas, sus necesidades y así poder ofrecerles algo más que un producto o servicio, un valor añadido que era la cercanía, las relaciones de confianza.

A todos nos gusta que nos escuchen, que nos pregunten, que se preocupen por nosotros, tú como marca, ¿lo haces con tus clientes? Quizás sea el momento de dar el paso, de cambiar y elaborar una estrategia de comunicación diferente a la del resto.

“Aprende a escuchar: debajo de cada palabra hay otras palabras”. Alejandro Jodorowsky

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando consideraremos que aceptas su uso. más información

ACEPTAR