¿Qué hay detrás de las marcas conocidas como saludables?

marcas-saludables-estrategia

Cada vez son más los usuarios que preocupados por una alimentación más sana llenan sus cestas con productos de marcas saludables.

El perfil del consumidor que elige este tipo de artículos no le importa gastarse más dinero que si comprara el mismo artículo en su versión tradicional.

¿Pero de verdad sabemos qué hay detrás de las marcas saludables? ¿O es sólo una estrategia de branding y marketing qué ayuda a vender más?

El usuario informado

Cada día recibimos miles de impactos de información sobre la alimentación saludable. Los problemas que implican en la salud el consumo en exceso de azúcar, los productos cárnicos hormonados, los procesados industriales con aceites de palma…

Toda esa información hace que el usuario, busque una alternativa más saludable, con la que evitar enfermedades e incluso prevenirlas.

En una sociedad más preocupada por la salud y más concienciada con los hábitos saludables no sólo de alimentación, sino de ejercicio físico y mental.

Nos convertimos en el objetivo de las marcas nuevas y las que ya están posicionadas en el mercado.

El mercado verde

Durante los años previos a la crisis, ya empezamos a ver como esta corriente se introducía tímidamente en el mercado a través de las marcas “eco” o “sostenibles” de alimentación.

A pesar de la crisis, los usuarios preferían comprar productos y consumir servicios saludables frente a otras alternativas aunque tuvieran que afrontar un mayor gasto.

Esto hizo que durante los últimos años viéramos como las marcas verdes o saludables empezaban a surgir y quedarse con nosotros.

La oferta en los pasillos de dietética de muchos supermercados empezó a aumentar (vinos, zumos, chocolates, preparados precocinados…).

Hoy es fácil encontrar productos saludables en cualquier estante y sección del supermercado. Han surgido los supermercados especializados e incluso oferta gastronómica y formativa alrededor de esta alternativa de consumo.

El filón de las marcas

Todo este crecimiento sólo indica una cosa, que la salud y la sostenibilidad venden. Son dos atributos fuertes que los que creamos y posicionamos marcas en el mercado utilizamos para crear estrategias de éxito.

Conocer a tu usuario, saber qué le preocupa y qué le mueve a elegir un producto o servicio frente a otro por los beneficios que le proporciona es hoy algo obligado para crear marcas relevantes y que generen ventas.

El usuario busca lo natural, lo menos perjudicial para su salud y que le ayude a prevenir enfermedades. Las marcas han escuchado a los usuarios, las familias y el mercado y ahora es raro la marca que no incluye en su mensaje este concepto (sea o no realmente una marca o producto/servicio saludable).

La estrategia saludable

Si tienes un producto y quieres convertirlo en una opción para el consumidor saludable es importante que conozcas los códigos que pueden vincular un producto a este atributo.

Muchos caen en la opción fácil de incorporar colores de gama naturaleza (verdes, tierras…) y materiales sostenibles como los acabados kraft o tipografías “handmade”.

Todos hemos visto estos recursos en productos de bollería industrial e incluso patatas fritas convencionales, ¿pero eso es realmente una marca o un producto saludable?

Otros, evocan conceptos de salud o belleza como beneficios asociados a sus productos, ¿pero realmente un usuario cree que le ayudarán?

Hemos visto últimamente como marcas tradicionales han caído el error de hacerse saludables sin comunicar correctamente, el caso de Danone

Todo porque sin una inversión eficiente en una buena estrategia de negocio, marca y marketing, por mucho que quieras hacer un producto saludable, sino transmites a tu usuario los beneficios reales que conlleva su consumo, no estas haciendo nada.

Marcas saludables y sus apodos

Son muchos los términos que se utilizan asociados a las marcas saludables. Marcas sanas, naturales, sostenibles, ecológicas, bio… Cada una con un significado y una finalidad distinta, pero que encajan a la perfección en un concepto saludable.

A la hora de realizar una estrategia para una marca de producto o servicio, es importante focalizar, potenciar los beneficios y la realidad.

Disfrazar y enmascarar con palabras tu identidad verbal sólo conseguirá alejar a tu consumidor objetivo y acercar al espontáneo.

Los usuarios cada vez están más informados y el hecho de pagar más por un producto saludable, conlleva mayor preocupación por lo que compra.

En función de tu estrategia, habla desde el corazón de tu marca, de una manera sencilla, realista y objetiva.

Conectar y empatizar

Las marcas necesitan empatizar con una necesidad real del usuario, ofreciéndole una solución a su problema.

Esto se consigue con los beneficios del producto, pero sobre todo con la capacidad estratégica de la marca y de su comunicación para ser capaz de transmitirlo.

En una sociedad de consumo rápido e impulsivo, muchos no leerán las etiquetas de ingrediente y se guiarán por la conexión creada con la marca. Pero si conectas de una manera que realmente no es, estas engañando a tu usuario y perdiéndolo para siempre.

Es importante, ante todo para poder conectar como opción saludable con tu usuario destacar en la estrategia no sólo los aspectos que posicionarán tu producto o servicio como saludable (códigos visuales). Para ello es necesario crear el mensaje adecuado como vínculo emocional.

Si vas a optar por la opción saludable como punto diferencial de conexión con tu usuario, no olvides comunicarlo más allá de un color, llena tu marca de contenido y refuérzala con una buena comunicación capaz de llegar al impulso que active y justifique la opción racional de compra de tu usuario.

Cuida la salud de tu marca para poder vender salud a tus usuarios.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Leave a Reply

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando consideraremos que aceptas su uso. más información

ACEPTAR