Resultados medibles a través del Branding, ¿cómo hacer eficiente la inversión en diseño?

diseno-resultados-cuantificable-medir-inversion

Si hay algo que diferencia al branding de otras disciplinas (como sólo el diseño visual) es la capacidad que ofrece para poder medir sus resultados.

Lo que nosotros llamamos la capacidad de convertir un intagible en un tangible (medible y cuantificable).

Cuando un usuario se percata que necesita una identidad visual, tiene que posicionarse mejor en redes sociales, cambiar su reputación o lo más básico, lanzar un anuncio o un folleto, es porque detrás hay un objetivo.

Branding y diseño

Aunque la disciplina del branding lleva bastantes años con nosotros, es la gran desconocida.

Muchos piensan o la relacionan directamente con el marketing, otros con el diseño de un logo o la realización de un evento, pero muy pocos saben definir cómo el branding les ayuda.

Branding es la capacidad de crear la identidad de un marca, dotarla de significado (dentro y fuera de la empresa) para poder impactar en el usuario, diferenciarse de la competencia en el mercado y crear relevancia en el tiempo (implementación y activación).

El branding trabaja más en el producto y/o servicio y el marketing se ocupa del mercado principalmente.

Branding, no es sólo diseñar un logotipo. Es crear todo un universo visual (sonoro, audiovisual) conectado a una estrategia de marca para poder conseguir los objetivos planteados.

Soluciones que son resultados

Un usuario que contrata servicios de branding necesita algo más que una solución visual, necesita una solución que pueda traducirse en resultados.

Resultados medibles y cuantificables, si no estaríamos haciendo diseño.

El diseño es una fase más dentro del proceso de producción que interviene en prácticamente todos los campos de la cultura material (diseño industrial, de interiores, gráfico, producto…).

Si el diseño se aplica de forma aislada, sin una estrategia que responda a objetivos de negocio, crearemos únicamente percepciones emocionales sobre sus resultados, solo medibles por el tan temido “gustismo” (“me gusta” o “no me gusta”).

Gracias a la integración del diseño como parte de la metodología de branding, responde a unos criterios definidos en base a una estrategia de marca, cuyos resultados sí son medibles.

Nosotros además hemos conseguido evolucionar y mejorar el modelo de branding ofreciendo soluciones que incorporan un nivel más (business) y complementan los resultados y su cuantificación a través de la estrategia de negocio.

La importancia de los resultados

Como negocio, los resultados tienen que ser prioritarios en cualquier inversión que se realiza y si es en marca aún más.

Cuando los clientes nos contactan, estos tienen necesidades de encontrar una solución que se traduzca principalmente en buenos resultados y que además se puedan medir.

Nuestra metodología nos ayuda a que nuestros clientes cumplan sus necesidades en tres puntos:

–       Solucionar un problema

–       Cuantificar la inversión

–       Valorar la rentabilidad

Consultoras y agencias

En los últimos años, hemos sido espectadores de cómo las grandes consultoras de negocio (Deloitte, Accenture, KPMG…) han visto que sus modelos de negocio estaban en peligro con la digitalización y la transparencia.

Por ello, han decidido reconvertirse incorporando a su oferta de negocio el increíble mundo de la comunicación, la creatividad y la digitalización.

Este cambio ha sido posible en su mayoría por las alianzas con otras empresas o directamente la compra de éstas. Un ejemplo, Accenture Interactive ha comprado recientemente Wire Stone y antes de esta a otras 15 agencias publicitarias.

Destrozando a su vez a las grandes agencias de diseño y branding que no pueden competir con la experiencia y posicionamiento de las consultoras internacionales, ni por precios (dados los grandes presupuestos con los que se mueven), ni por clientes (el cliente objetivo y rentable).

Los pequeños hemos tenido una oportunidad con el cambio en el mercado al poder ofrecer servicios a medida del cliente, con menores estructuras y mejores condiciones para empresas que no tienen porque gastar presupuestos ingentes para obtener resultados espectaculares.

El futuro de los resultados

Inevitablemente el futuro ya no está sólo en ofrecer soluciones globales y enfocadas al negocio. El futuro está en los datos y cómo se manejan.

El branding analiza y trabaja con una gran cantidad de datos que son los que posibilitan la diferenciación y poder generar experiencias únicas a los usuarios. Por ello el futuro del branding pasa inevitablemente por el Big Data.

La transformación digital es una herramienta más de la cual el branding se puede ayudar para crear soluciones únicas y eficientes.

Así mismo, el Big Data necesita inevitablemente del Branding para poder implementar soluciones a medida de los problemas de los clientes.

El branding quiere aportar valor como marca a sus usuarios, nosotros además queremos cuantificar el valor incorporando la medición económica de los resultados.

Y tú, ¿quieres un rebranding o aumentar tus ventas?

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando consideraremos que aceptas su uso. más información

ACEPTAR