Activación de marca. Renovarse o morir. El fin de las marcas estáticas.

activacion-marca-experiencia-acciones

La activación de marca es uno de los aspectos más dinámicos con los que cuenta la marca para conectar con sus usuarios.

Aunque se encuentra en el límite de actuación entre los departamentos de marketing y branding, pero juntos pueden crear experiencias únicas.

En un mundo en el que los usuarios no paran de interactuar con su entorno es impensable crear sólo marcas estáticas.

Hemos pasado de una época en la que prevalecía el impacto visual para conseguir los objetivos comerciales a una época increíble en la que el usuario es el protagonista.

¿Cómo activar la marca?

A la hora de activar la marca tenemos que tomar como referencia nuestra estrategia como marca.

Nos dará las pautas con las que poder trabajar y focalizar nuestros esfuerzos.

Un estudio y análisis profundo de nuestros usuarios nos permitirá además conectar de una manera más directa y efectiva.

Pero también es necesario partir de una base, como es el territorio de nuestra marca, para definir los esfuerzos y la manera de hacerlo.

Nuestro objetivo es ser y hacer más marca, más allá de un logotipo o un claim.

¿Qué podemos hacer?

El mayor problema a la hora de activar la marca, es que nos encontramos con un folio en blanco limitado únicamente por una cuestión de presupuesto.

Por eso, es importante definir las estrategias y experiencias de activación más óptimas que nos reporten el mayor volumen de retorno (económico y de notoriedad).

Una buena manera de hacerlo el planificar y programar en un periodo de tiempo determinado las acciones que se llevarán a cabo.

Y que estas acciones estén conectadas entre ellas, con una propuesta de valor o concepto para que los resultados generados trabajen en una misma línea.

Una vez tenemos definido el target (para quién) y planificados los recursos (cuándo y cuánto), es el momento de desarrollar (cómo) nuestra estrategia de activación.

Activación de la marca

La activación es el proceso en el que dotamos de vida la marca. Es el proceso en el que la parte estática (visual y verbal) se convierte en dinámica, interactuando con el usuario.

Tenemos que adaptar la marca para que pueda ser vivida por los usuarios y cumplir nuestros objetivos.

Y para ello, lo podemos hacer internamente (engagement) o externamente (experiencias de marca).

Ambas trabajarán para cumplimentarse y reforzar el valor global como marca.

Renovarse o morir

Muchas personas piensan que con tener un logo y presencia digital con una web es suficiente.

Pero no es suficiente y que hay que renovarse o morir.

El usuario cada vez está más influenciado por los impactos externos que recibe y las marcas más agotadas frente a una competencia con la que es complicado diferenciarse.

Por eso la activación de marca constituye una potente herramienta con la que renovar la marca de cara a los usuarios.

Porque nos permite ser percibidos de una manera diferente, única y exclusiva frente al resto.

Y esto sólo lo podemos conseguir con una buena activación de marca. Generando experiencias que de verdad sean significativas y aporten algún beneficio a nuestro usuario.

El fin de la promoción

Todos nos acordamos de los azafatos y azafatas que inundaban los centros comerciales y calles en épocas de gran volumen de ventas, como las navidades, para que conociéramos los productos que promocionaban.

¿Ahora cuántos ves? La promoción en el punto de venta ha muerto.

En un mundo digital en el que conocer el producto por parte del usuario es posible por lo comentarios de otros usuarios sin necesidad de probarlo ya es posible.

Por lo que no queda más remedio que reinventarse también en la activación.

Un ejemplo que nos ha sorprendido es El Corte Inglés y su asesor en la compra de juguetes.

Ahora hay expertos que te ayudan, que te preguntan y aconsejan el juguete más indicado para acertar con el regalo.

Estamos aportando un beneficio al usuario, estamos mejorando el proceso de compra y estamos mejorando sobre todo la percepción de la marca.

Nuevas oportunidades

La activación de marca nos permite diferenciarnos de la competencia y generar mayor valor de marca al conectar mejor con el usuario.

Pero además nos permite adaptar los objetivos de la marca con los del negocio en el momento de activarla.

No es lo mismo, ser una empresa que necesita remontar sus ventas, que una empresa que lanza un producto nuevo.

La experiencia de marca tiene que tener un propósito: no dejar al usuario indiferente, generar preferencia y diferenciación.

Así vemos como en lo puntos de mayor volumen de ventas (Navidades, Black Friday, vacaciones…) las marcas aprovechan a realizar acciones de activación.

Algunos ejemplos son los restaurantes efímeros de Lidl de cenas navideñas en capillas o naves industriales. Con un objetivo, mejorar el posicionamiento de sus productos Deluxe.

O cómo Tiffanys quiere conectar con sus usuarios haciendo realidad el sueño de poder “Desayunar con Diamantes” a través de la apertura de “The Blue Box Café”.

Por eso si tienes una marca, no te quedes parado mientras el mundo se mueve, actívate y forma parte del movimiento.

Leave a Reply

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando consideraremos que aceptas su uso. más información

ACEPTAR